Buscar en Conamed Contigo

You can translate Conamed Contigo by clicking HERE

martes, 24 de julio de 2018



Seguridad del Paciente en Odontología


El tema de la seguridad del paciente ha ganado importancia y atención pública en las últimas dos décadas. La razón de esto puede deberse a la creciente tendencia a empoderar a los pacientes con especial énfasis en la autonomía así como el fortalecimiento de la perspectiva de sus derechos. En este sentido, iniciaremos con la revisión de las cifras de la CONAMED respecto a las quejas atendidas en las que se vincula a la odontología y las especialidades relacionadas con la misma.
Se recibieron en total 26,773 quejas de todas las especialidades del área de la salud y en odontología y las subespecialidades de la misma se recibieron 2138 en el periodo 2002- 2017 mencionado, lo que equivale a 8.0% respecto al total de quejas en el periodo.
Respecto al sector involucrado e institución, el 86.5% de las quejas corresponde al sector privado, respecto al sector público, la institución que mayor porcentaje concentra es el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) con 42.4% respecto al total en ese sector, seguido por el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) con 16.7%.


El tratamiento médico concentró el mayor número de motivos de inconformidad con 1,354, lo que equivale a 30.7% con respecto al total, seguido por problemas en la relación médico paciente con 26.0% y por problemas en el diagnóstico en tercer sitio 20.6%.
Se ha identifi­cado que los procedimientos quirúrgicos producen eventos adversos relacionados con errores en la planifi­cación del tratamiento, errores relacionados con el tipo de procedimiento a realizar y con la zona en la que se va a intervenir, derivados de distracciones o interpretación inadecuada de los estudios de laboratorio o de gabinete que apoyan al procedimiento quirúrgico, pero uno de los más comunes, pueden ser los errores con la profi­laxis preoperatoria en pacientes médicamente comprometido y también en el seguimiento y control de los pacientes intervenidos, no estando exentos de la presentación de infecciones del sitio quirúrgico, que no son detectadas oportunamente.
La seguridad del paciente es esencial para una atención de salud bucal de calidad. Es imperativo que los riesgos de lesiones o infecciones a los pacientes sin embargo, el tema en la odontología se ha dejado de lado debido a un menor riesgo percibido que otros campos de la salud. Algunas recomendaciones para prevenir y controlar las enfermedades infecciosas incluyen el desarrollo de un programa de prevención de infecciones, asegurándose de proporcionar toda la capacitación y los suministros necesarios para que el personal cumpla con las normas y siga un protocolo de higiene respiratoria y de manos adecuado.

Puedes consultar este artículo la siguiente liga:


Si tienes interés o quieres hacer algún comentario respecto a esta publicación, te invitamos a ponerte en contacto en el siguiente correo electrónico:


Atentamente

Grupo técnico de análisis de información de la Comisión Nacional de Arbitraje Médico




viernes, 20 de julio de 2018


Factores que inciden en la medición de la sepsis como causa de defunción en México: algunas consideraciones en torno a las cifras de 2015


A pesar del grave problema que representa actualmente la aparición continua de casos de sepsis en toda sociedad y la alta letalidad, que implican dichos casos, el conocimiento de la epidemiologia del padecimiento apenas conoce con precisión sus niveles debido a los diversos problemas existentes respecto a los complejos aspectos vinculados con el adecuado diagnóstico y el grado de integridad en el registro o noti­ficación de los casos. Tal situación debe ser analizada desde dos puntos de vista diferentes, a saber la problemática en la detección y el diagnóstico correcto de la enfermedad y los problemas vinculados con el proceso del correcto llenado del certifi­cado de defunción.

Según lo señala la GSA7 con la excepción de la sepsis materna y neonatal, la" sepsis "como diagnóstico no se cita en las estadísticas de carga global de la enfermedad y por lo tanto no es una prioridad por los responsables políticos o las autoridades de salud" En efecto, todo parece indicar que hasta el momento la sepsis ha sido, no solo en México sino en muchos otros países, subdiagnosticada y por tanto subregistrada, ocasionando un proceso de codifi­cación de­ciente, razón principal de la ausencia de estadísticas o­ficiales de la incidencia y mortalidad asociada a sepsis.

Los datos de mortalidad que ahora se presentan se obtuvieron de las bases de datos de defunción correspondiente a los años 1979-2016, difundidas por la Secretaría de Salud, y cuyo acceso a través de cubos dinámicos facilita su análisis detallado.


Es muy recomendable para las áreas de investigación clínica realizar estudios actuales que permitan conocer la incidencia real de las sepsis al menos en el contexto hospitalario del sistema nacional de salud. Respecto al registro de las defunciones, se sugiere fortalecer los programas de capacitación sobre el adecuado llenado del certifi­cado de defunción a todos los profesionales de la salud, preferentemente desde las propias facultades de medicina, además de garantizar a las unidades hospitalarias los recursos necesarios y su­ficientes para que realicen los estudios necesarios para lograr diagnósticos correctos y precisos en todas las causas de muerte.

Incrementar el número de necropsias y que sus resultados permitan evaluar y confrontar los diagnósticos previos asentados en los certi­ficados de defunción. Aprovechar el desarrollo tecnológico y sustituir la codi­ficación manual que se hace sobre los certi­ficados de defunción, por programas automatizados para la selección y codifi­cación de causas de muerte.

Puedes consultar este artículo la siguiente liga:
Si tienes interés o quieres hacer algún comentario respecto a esta publicación, te invitamos a ponerte en contacto en el siguiente correo electrónico:


Atentamente
Grupo técnico de análisis de información de la Comisión Nacional de Arbitraje Médico



jueves, 19 de julio de 2018

30 de julio, Día Mundial contra la Trata



En 2013 la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 30 de julio como el Día Mundial contra la Trata.

El propósito del día es concienciar sobre la situación de las víctimas del tráfico humano y promover y proteger sus derechos.

La trata de personas o comercio de personas es el
comercio ilegal de personas con propósitos de esclavitud reproductiva, explotación sexual, trabajos forzados, extracción de órganos, o cualquier forma moderna de esclavitud.

En materia internacional, el Protocolo para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente mujeres y niños, que complementa la Convención de las Naciones Unidas contra la delincuencia organizada transnacional, aprobado el 15 de noviembre de 2000, fue ratificado por México el 3 febrero de 2003.

En México, el artículo 1°, párrafo cuarto de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, reconoce el derecho humano a la libertad personal y prohíbe la esclavitud.

El 14 de junio de 2012, se publicó en el Diario Oficial de la Federación la Ley General para Prevenir, Sancionar y Erradicar los Delitos en Materia de Trata de Personas y Para la Protección y Asistencia a las Víctimas de estos Delitos y el 23 de septiembre de 2013 su correspondiente Reglamento.

Dicha Ley es reglamentaria del artículo 73, fracción XXI, párrafo primero, en materia de trata de personas, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, relativo a la facultad del Congreso para expedir leyes generales que establezcan como mínimo, los tipos penales y sus sanciones, entre otras, en materia de trata de personas.

El objeto de la señalada Ley, además de determinar los tipos penales en materia de trata, es establecer mecanismos efectivos para tutelar la vida, la dignidad, la libertad, la integridad y la seguridad de las personas, así como el libre desarrollo de niñas, niños y adolescentes, cuando sean amenazados o lesionados por la comisión de este delito, así como reparar el daño a las víctimas de manera integral, adecuada, eficaz y efectiva, proporcional a la gravedad del daño causado y a la afectación sufrida.
 
 
María Ahuja
Subcomisión Jurídica

lunes, 16 de julio de 2018



La sepsis como causas de egreso hospitalario en México; una revisión retrospectiva 2008-2015


La sepsis es un proceso continuo de estadios progresivos de una sola enfermedad, una de las patologías con mayor mortalidad en pacientes en estado crítico, se requiere la identifi­cación oportuna de cada estadio de acuerdo a criterios internacionales para su adecuado manejo.

Este documento es un estudio descriptivo, retrospectivolineal, de los egresos por de sepsis.  Las variables estudiadas son las siguientes: edad, sexo, motivo de egreso, clasi­ficación de la sepsis, institución. Procesamiento de datos automatizado. Análisis univariado. La fuente utilizada fue la información proveniente de las bases de datos del Sistema Nacional de Información Estadística en Salud (SINAIS); se consideraron para el análisis los códigos A040 y A041 de la Clasi­ficación Internacional de Enfermedades en su décima revisión.

A manera de antecedente mencionaremos que la sepsis es un problema de salud pública siendo, hasta hace no muchos años, una enfermedad no reconocida y poco estudiada. Fue hasta los años 80 y 90 cuando se comenzaron a desarrollar proyectos de investigación sobre este tema. Con respecto al análisis elaborado, a pesar del total de casos de sepsis registrados, se encontró que más del 95% de estos se reportaron como sepsis no especificada, lo cual representa un problema no sólo de diagnóstico sino terapéutico, ya que la sepsis puede ser provocada por una gran variedad de agentes etiológicos, por lo cual es indispensable un abordaje completo del paciente.

Durante el periodo 2008-2015 se registraron 45.1 millones de egresos hospitalarios, de los cuales se identifi­caron 139,062 egresos registrados con sepsis como afección principal, lo que implica una frecuencia global para el periodo de 30.8 casos de sepsis por cada diez mil egresos hospitalarios.

La identi­ficación de la frecuencia de casos de sepsis a lo largo del tiempo, puede contribuir al diseño de estrategias que favorezcan la calidad de la atención, la seguridad del paciente y la planeación de los servicios de salud, además de crear conciencia tanto en el personal de la salud como en los usuarios de los servicios de salud, sobre la importancia de la prevención de resistencia a antimicrobianos. El conocimiento de la realidad sobre la frecuencia de la sepsis en todas sus desagregaciones, es indispensable a través de un registro continuo de los hechos. En ese sentido, deberá promoverse el diseño de estrategias para un sistema continuo de registro y llevar el control y el seguimiento de la mejora de la calidad y homogeneidad del reporte. Para ello, es indispensable que se considere a la sepsis como padecimiento de notifi­cación obligatoria de la implementación de un sistema de información que asegure el adecuado registro de hechos y permita conocer la magnitud y frecuencia de los problemas; es también necesario operativizar algunos conceptos haciéndolos objetivos y prácticos en su registro y seguimiento, trabajando en la defi­nición de indicadores apropiados y estableciendo los pasos a seguir en el monitoreo de los resultados.

Es necesario aplicar los criterios consensuados en la valoración del proceso séptico, ya que tales criterios contribuyen a un diagnóstico más oportuno y si además, esta conducta se combina con la aplicación de paquetes terapéuticos guiados por objetivos, es muy probable que disminuya la mortalidad por sepsis.


Si tienes interés o quieres hacer algún comentario respecto a esta publicación, te invitamos a ponerte en contacto en el siguiente correo electrónico:



Atentamente
Grupo técnico de análisis de información de la Comisión Nacional de Arbitraje Médico



martes, 10 de julio de 2018



La importancia del lavado de manos en las pacientes obstétricas en área de tococirugía: un reto para el personal de enfermería
 

En el año 1846 Ignaz Semmelweis médico obstetra húngaro constató que las mujeres parturientas que fueron asistidas por médicos en la sala primera del Hospital General de Viena tenían una tasa de infección y mortalidad puerperal mucho mayor que aquellas asistidas por parteras dentro del mismo hospital.
Dicho antecedente representa la primera evidencia histórica relativa a que el lavado de manos con soluciones antisépticas constituye un elemento esencial en el control de las infecciones hospitalarias.1 En ese mismo sentido, Florence Nightingale en 1854 demostró que el lavado de manos y las heridas curadas con agua y jabón eran elementos necesarios para combatir la infección y la enfermedad.
Es un hecho que hoy en día múltiples estudios re­fieren las diferencias en el comportamiento del ejercicio de lavado de manos entre diferentes grupos de profesionales de la salud; así por ejemplo se señala a los profesionales de enfermería y auxiliares con los mejores niveles de cumplimiento (71-90%), siguiendo el grupo del personal médico (60-86%); en seguida con menores porcentajes se encuentran los “otros profesionales” cuyos niveles son los más bajos de todos (<60%). Ante esto, debemos considerar dos grandes retos: por un lado promover y acrecentar la toma de conciencia de todo profesional de la salud sobre la importancia de la higiene de manos.
Generalmente la transmisión de infecciones asociadas a la atención en salud (IAAS) es atribuible a los profesionales de la salud, sin embargo, resulta necesario mencionar el estudio publicado por la American Journal of Infection Control (Revista Americana sobre el Control de Infección) mostró que de 100 pacientes el 39% de sus manos estaban contaminadas con al menos un organismo patógeno y 8% con dos o más patógenos transcurridas apenas 48 horas desde de su admisión al hospital. Es necesario que se implementen estrategias que incidan en mejorar las prácticas de lavado de manos en los pacientes.


Un área de atención de la salud en la cual frecuentemente no se lleva a cabo el lavado de manos, es en el servicio de ginecoobstetricia, por lo cual, resulta necesario conocer el papel fundamental de enfermería en esta área.
La Organización Mundial de la Salud afirma que lo que podría salvar más vidas que cualquier vacuna o intervención médica, reducir las muertes por diarrea a casi a la mitad de casos y evitar un cuarto de las muertes por infecciones respiratorias agudas es el lavado de manos con agua y jabón.

Puedes consultar este artículo la siguiente liga:


Si tienes interés o quieres hacer algún comentario respecto a esta publicación, te invitamos a ponerte en contacto en el siguiente correo electrónico:


Atentamente
Grupo técnico de análisis de información de la Comisión Nacional de Arbitraje Médico

viernes, 6 de julio de 2018


Importancia actual de la sepsis


De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS) la sepsis o septicemia, se produce cuando la respuesta del cuerpo a una infección, lesiona sus propios tejidos u órganos. La sepsis puede aparecer por infecciones causadas por bacterias, virus, hongos y parásitos. En 2015 las enfermedades infecciosas fueron la causa de más del 50% de todas las muertes de recién nacidos y niños menores de cinco años, especialmente en el sur de Asia y el África subsahariana. La OMS desde hace 10 años inició con el programa “Una atención limpia es una atención más segura”, la cual hace referencia a que un adecuado lavado de manos, puede prevenir diferentes tipos de infecciones.

En México, la sepsis se ha posicionado como una de las 20 principales causas de mortalidad en adultos y niños con 3.805 muertes registradas anuales, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía. Cualquiera puede contraer una infección y si se dan las condiciones adecuadas, casi cualquier infección puede provocar sepsis, sin embargo se ha identifi­cado algunos grupos que son mucho más vulnerables o presentan un mayor riesgo, como pueden ser adultos de 65 años o más, personas con enfermedades crónicas, como diabetes, enfermedad pulmonar, cáncer y enfermedad renal, personas con sistemas inmunes debilitados y niños menores de 1 año.

La sepsis y el shock séptico pueden ser el resultado de una infección en cualquier parte del cuerpo, como neumonía, gripe o infecciones del tracto urinario. En todo el mundo, un tercio de las personas que desarrollan sepsis, muere. Un estudio publicado en 2001 en la revista Anesthesia, 38 (47%) de 80 pacientes que respondieron a un cuestionario después del alta de una UCI informó ansiedad y/o depresión signi­ficativa después de su hospitalización. Treinta personas se quejaron de síntomas de TEPT y 12 tenían niveles que se consideraron consistentes con un diagnóstico de TEPT completo.

Los antibióticos tratan o detienen las infecciones de una de estas dos maneras: matan directamente a las bacterias o detienen su capacidad de reproducirse, de modo que dejan de propagarse y causan más daños. Si una enfermedad es causada por un virus o un hongo, los antibióticos no tienen efecto y no pueden tratar la enfermedad, aunque existen medicamentos antivirales y antifúngicos disponibles. Como grupo, todos estos medicamentos se conocen como agentes antimicrobianos o medicamentos antimicrobianos.

La batalla contra la sepsis es complicada, debido a un componente que en los últimos años ha tomado gran relevancia: la resistencia a los antibióticos. Según la OMS, la resistencia a los antibióticos es una amenaza cada vez más grave con repercusiones importantes para la salud pública mundial. Como predijo Fleming con la penicilina, el uso de antibióticos no adecuados, o no de la forma adecuada para infección especí­fica puede provocar que las bacterias muten y se vuelvan resistentes. También puede ocurrir lo contrario: la resistencia puede ser consecuencia de la utilización de antibióticos por más tiempo de lo necesario.
La carrera por nuevos antibióticos continúa, pero existe una preocupación real de que las bacterias muten por lo que aún no tenemos un tratamiento. La necesidad de educar a las personas sobre el uso adecuado de antibióticos es esencial.


Puedes consultar este artículo la siguiente liga:



Si tienes interés o quieres hacer algún comentario respecto a esta publicación, te invitamos a ponerte en contacto en el siguiente correo electrónico:


Atentamente
Grupo técnico de análisis de información de la Comisión Nacional de Arbitraje Médico



lunes, 2 de julio de 2018



Cultura de la seguridad del paciente en hospitales de los servicios de salud del estado de Colima, 2018


La preocupación por la seguridad del paciente no es un tema nuevo, ha estado presente cuando menos desde la sentencia “primum non nocere” atribuida a Hipócrates1; pasando por el enunciado de Florence Nightingale de que “el primer requisito de un hospital es que no debería hacer daño a los enfermos”; por la identi­ficación, en 1964, de que el 20% de pacientes hospitalizados sufría de alguna iatrogenia; hasta el reconocimiento, en 1999, de que “los seres humanos, en todas las líneas de trabajo, cometemos errores”, pero que “los errores pueden prevenirse mediante el diseño de sistemas en los que sea difícil para las personas hacer lo incorrecto, y fácil hacer lo correcto”.

En los meses de marzo y abril de 2018 se aplicó una encuesta, a personal médico y de Enfermería de los hospitales dependientes de los Servicios de Salud del Estado de Colima (Hospital Regional Universitario, Hospital General de Tecomán, Hospital General de Manzanillo, Hospital General de Ixtlahuacán, Hospital Materno Infantil e Instituto Estatal de Cancerología), a través de un sitio web desarrollado especí­ficamente para tal ­fin, utilizando el Cuestionario sobre Cultura de Seguridad del Paciente en Hospitales modi­ficado de la AHRQ, que es el Anexo 6 del Acuerdo. El tamaño de la muestra se calculó utilizando la aplicación Epi Info Companion, bajo el supuesto de que en las Unidades participantes se ha alcanzado un 95% de avance en la cultura de la seguridad del paciente (frecuencia esperada); el error aceptable se fi­jó en 5%; el efecto de diseño = 2.0; el número de clústeres = 6; y el nivel de con­fianza = 95%. El análisis de la base de datos generada por la plataforma web se hizo localmente utilizando el programa computacional SPSS 22.0.0.0.12 Se aplicó estadística descriptiva (media, desviación estándar, porcentajes).

El total de participantes que respondieron el Cuestionario fue de 167 profesionales de la salud, entre los cuales, en consonancia con la estructura de la plantilla, predominó el personal de Enfermería (71.9%).
La cultura de seguridad del paciente podría ser el eje que permita articular los componentes del Programa de Calidad en la Atención Médica: la distribución de tareas y el trabajo en equipo sería mejor realizado si se lleva a cabo con el enfoque del Modelo de Gestión de Calidad en Salud20; y al mismo tiempo, la implementación de las acciones esenciales para la seguridad del paciente, a través de planes de mejora deberán ser parte fundamental de la obtención y mantenimiento de las acreditaciones. La(s) cédula(s) de acreditación correspondiente(s) deberían ser utilizadas tanto como instrumento de monitoreo de las condiciones del establecimiento, como de herramienta de gestión.
Puedes consultar este artículo la siguiente liga:


Si tienes interés o quieres hacer algún comentario respecto a esta publicación, te invitamos a ponerte en contacto en el siguiente correo electrónico:



Atentamente

Grupo técnico de análisis de información de la Comisión Nacional de Arbitraje Médico