Buscar en Conamed Contigo

You can translate Conamed Contigo by clicking HERE

jueves, 30 de noviembre de 2017

La reforma constitucional de los derechos humanos


El alcance de la reforma se ve reflejado en la modificación al artículo 1° constitucional que establece que “En los Estados Unidos Mexicanos todas las personas gozarán de los derechos humanos reconocidos en esta Constitución y en los Tratados Internacionales de los que el estado Mexicano sea parte, así como de las garantías para su protección, cuyo ejercicio no podrá restringirse ni suspenderse, salvo en los casos y bajo las condiciones que esta Constitución establece”. 
Cabe señalar que un importante avance en esta modificación es que por primera vez se utiliza el concepto de derechos humanos en nuestra Constitución y que además, como consecuencia de esta modificación, la Suprema corte de justicia de la nación resolvió por unanimidad, el 5 de julio del 2011, que las sentencias de la Corte Interamericana condenatorias contra México, son obligatorias para el Poder Judicial.

La interpretación de las normas relativas a los derechos humanos quedo establecida en el segundo párrafo del artículo 1° de la Constitución que textualmente menciona que “se interpretarán de conformidad con esta Constitución y con los Tratados Internacionales de la materia favoreciendo en todo tiempo a las personas la protección más amplia”.
Los principios rectores de la reforma constitucional quedaron plasmados en el artículo 1° de la Constitución en el tercer párrafo que a la letra dice: “Todas las autoridades, en el ámbito de sus competencias, tienen la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de conformidad con los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad. En consecuencia, el estado deberá prevenir, investigar, sancionar y reparar las violaciones a los derechos humanos, en los términos que establezca la ley”.
La Reforma Constitucional del 2011 tiene gran trascendencia para nuestro país y que las implicaciones que se derivan para el derecho a la salud son muy trascendentes en la medida en que se incrementan y mejoran las condiciones para que los funcionarios de las instituciones impulsen la garantía del derecho a la salud, así como también para que la población mexicana ejerza de manera efectiva su derecho a la protección de su salud.

Puedes consultar este artículo la siguiente liga:


Si tienes interés o quieres hacer algún comentario respecto a esta publicación, te invitamos a ponerte en contacto en el siguiente correo electrónico:
                            


Atentamente
Grupo técnico de análisis de información de la Comisión Nacional de Arbitraje Médico


miércoles, 29 de noviembre de 2017

Dispraxis médica


La dispraxis asocia deficiencias que van desde la falta de capacidad hasta el conflicto de intereses, a diferencia del error que en la medicina se define como el resultado de una mala toma de decisiones que surge a consecuencia de acciones incorrectas, no fundamentadas que rebasan las barreras de defensa debido a la falta o no apego a procesos, que supone una inobservancia técnica, capaz de producir daño a la vida o agravio a la salud.
El error como resultado de un acto médico, es un tema conflictivo por los diversos puntos de vista que se enfrentan entre sí, dependiendo de la perspectiva o el lugar que ocupe cada persona, es de suponerse que no siempre se va a tener una opinión positiva si estos aspectos impactan de manera personal, social, moral, familiar o física, a un individuo en particular, pero tampoco se puede descargar toda la responsabilidad a quien presta el servicio.


Los diversos factores que intervienen en un actuar negligente resultado de la prestación de un servicio médico, que no siempre deriva de la omisión o acción que produzca un daño en el usuario del servicio, y no es por justificar el actuar del médico, pero habría que conocer más a fondo como se vive desde un aspecto práctico el actuar de un profesional de la salud, quien a veces lleva días sin dormir, comer o simplemente sentarse, partiendo de que su actuar conlleva un desgaste físico y mental mucho mayor al que nos podríamos imaginar.
Si queremos cambiar las cosas, todos conozcamos nuestros derechos, pero también afrontemos nuestras obligaciones; la evolución social ha generado grandes cambios en diversos factores, en el caso que nos ocupa (la relación médico paciente), donde el especialista abandona su posición paternalista y su libertad prescriptiva, para iniciar un tipo de relación donde el paciente tiene la posibilidad de decidir acerca de su atención, lo que me parece correcto, siempre y cuando, la decisión sea en su beneficio, con conocimiento pleno de sus derechos.

Puedes consultar este artículo la siguiente liga:


Si tienes interés o quieres hacer algún comentario respecto a esta publicación, te invitamos a ponerte en contacto en el siguiente correo electrónico:

centrocolaborador@conamed.gob.mx


Atentamente
Grupo técnico de análisis de información de la Comisión Nacional de Arbitraje Médico

lunes, 27 de noviembre de 2017

Incidencia de dos principales intervenciones obstétricas en hospitales de la Secretaría de Salud, como alternativa para medir la calidad de la atención hospitalaria


Durante las últimas décadas, el número de nacimientos atendidos por cesárea, es una de las intervenciones obstétricas que ha aumentado en casi todo el mundo y México no ha estado ajeno a este incremento, dicha práctica perfi­la un problema de salud pública que ha motivado a generar acciones para promover su disminución. A mediados de la década de los ochenta, la Organización Mundial de la Salud (OMS) propuso que la tasa ideal de cesárea debe oscilar entre 10% y 15% y la Norma Oficial Mexicana-007-SSA2-2016 establece un límite máximo de 20% del total de los nacimientos. A pesar de estas recomendaciones, México supera por mucho el límite recomendado en dicha práctica clínica.

Actualmente, el aumento considerable en el número de nacimientos por cesárea innecesaria también perfila un problema de salud pública multifactorial. En este contexto, el objetivo de este documento es describir y cuanti­ficar los servicios prestados en hospitales de la Secretaría de Salud de dos intervenciones obstétricas que durante los últimos años han recibido atención por su elevada frecuencia, debido a que carecen de una clara justifi­cación médica. Estas son los nacimientos atendidos por cesárea y los partos vaginales con episiotomía. Para contribuir a la comprensión del escenario sobre estas dos intervenciones obstétricas, se analizó información de los registros hospitalarios de la Secretaría de Salud de 2015, a fi­n de estimar el porcentaje de cesáreas y episiotomías registradas en la institución.


Tomando en consideración la paridad en esta población hospitalaria, se observa una tendencia mayor de realización de cesárea cuando el parto es el primero o el segundo (42.2 y 28.8%, respectivamente) propensión que disminuye a partir del tercero (18.1%) al quinto y más nacimientos (4.2%). En el análisis por tipo de hospital, las cifras concretas muestran que el nivel más alto en el porcentaje de nacimientos atendidos por cesárea, lo tienen los hospitales federales de referencia y los especializados con 37 y 42.7%, respectivamente, una cifra que duplica el estándar recomendado. Por otro lado, el promedio de estancia hospitalaria a menudo es utilizado como un indicador de efi­ciencia hospitalaria. En este sentido, los datos relativos al presente ejercicio, muestran que a nivel nacional la estancia hospitalaria se incrementó de 1.2 días en los nacimientos por parto vaginal con o sin episiotomía, a 2.2 en los nacimientos atendidos por cesárea.

Entre las medidas propuestas internacionalmente para el mejoramiento de la calidad de la atención, se incluye la incorporación y práctica permanente de mediciones de desempeño. El establecimiento de rastreadores clínicos como estrategia de medición indirecta de la calidad de la atención cobra de más en más relevancia ante la ausencia de un verdadero sistema de indicadores de calidad de la atención.

Puedes consultar este artículo la siguiente liga:


Si tienes interés o quieres hacer algún comentario respecto a esta publicación, te invitamos a ponerte en contacto en el siguiente correo electrónico:



Atentamente
Grupo técnico de análisis de información de la Comisión Nacional de Arbitraje Médico


viernes, 24 de noviembre de 2017

Campaña CONAMED 2017


El pasado 13 de noviembre del año en curso, se implementó la Campaña CONAMED 2017 en 11 estaciones del Metrobús en diferentes zonas geográficas de la Ciudad de México. En la mayoría de los casos la selección de espacios correspondió a un centro hospitalario ó establecimiento sanitario que se encuentre cerca de las siguientes estaciones: Deportivo 18 de Marzo, Chilpancingo, Félix Cuevas, Etiopía, Amores, De La Salle, Montevideo, Hospital La Raza, Hospital General, Dr. Márquez y Obrero Mundial.

El concepto rector de la misma es: “En CONAMED apoyamos el derecho a la protección de tu salud, porque en México queremos que lo bueno siga contando”.

Agradecemos la participación de nuestros compañeros: José Jaime Rodríguez Rodríguez, Alba Nidya Velazco González, Rodrigo Cruz Rojano (Hijo de la compañera Cinthia Rojano Fernández) y Gustavo Amando Arenas Guerrero quienes con todo el entusiasmo y profesionalismo nos apoyaron para la realización de esta Campaña.

Esperamos que puedan acudir a conocer la campaña que estará expuesta hasta el 13 de diciembre.

miércoles, 22 de noviembre de 2017

Derechos de los pacientes en las principales lenguas indígenas


El derecho a la protección a la salud es un concepto considerado en nuestra legislación, en la que se incorpora de manera clara la obligación por parte del estado de procurar el bienestar de la población en lo relativo a la salud. Lo anterior incluye el derecho que tiene todo ser humano, desde antes de nacer, que se le procuren los medios que le permitan asegurar el bienestar físico y mental en cada una de las etapas de su vida.
Al considerar que este derecho está estrechamente vinculado con la vida, representa uno de los campos más vulnerables en donde pueden ocurrir violaciones a los derechos humanos, razón por la cual, el derecho a la protección a la salud implica la búsqueda de que todas las personas sean tratadas con dignidad. 

Entre las poblaciones más vulnerables se encuentran sin duda los pueblos indígenas, que radican frecuentemente en zonas de pobreza y marginación, y en quienes se ha reflejado en mayor medida la falta de protección del Estado.
Hacia finales de 2001, se encomendó a la CONAMED la tarea de coordinar los esfuerzos de diversas Instituciones para definir un proyecto que fuera puesto a consideración de las organizaciones civiles en favor de la población usuaria de los servicios de salud. En él se plantearon los derechos de los pacientes frente a los profesionales de la salud que le brindan atención y que concluyó con el diseño de la actual Carta de los Derechos Generales de los Pacientes. 
Por otra parte, a principios de esta administración y en el marco del Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 se definen cinco grandes metas que buscan llevar a México a su máximo desarrollo, siendo una de ellas la de México Incluyente. Este eje fundamental abarca principalmente temas de derechos humanos, de salud, seguridad social y equidad.
Es en este gran contexto que la CONAMED se plantea el desarrollo de un proyecto consistente en la traducción a lenguas indígenas de documentos importantes que permitan a ese grupo de población conocer mejor sus derechos como pacientes y entender algunas Recomendaciones en Salud al interior de las comunidades indígenas.
Finalmente, a manera de conclusión, es conveniente insistir en que la discriminación manifiesta o implícita viola uno de los principios fundamentales de los derechos humanos; en la Conferencia Mundial de las Naciones Unidas contra el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia, se alentó a los Estados miembros a que adoptaran políticas y planes orientados a la acción, para garantizar la igualdad, especialmente en relación con el acceso a los servicios sociales, tales como la vivienda, la educación y la atención de la salud. Es por ello motivo suficiente para justificar esta actividad el adoptar medidas que aseguren el acceso a una atención de la salud adaptada a su cultura y apoye en la medida de lo posible a la igualdad y la equidad en la prestación de los servicios de salud.

Puedes consultar este artículo la siguiente liga:



Si tienes interés o quieres hacer algún comentario respecto a esta publicación, te invitamos a ponerte en contacto en el siguiente correo electrónico:


centrocolaborador@conamed.gob.mx

Atentamente
Grupo técnico de análisis de información de la Comisión Nacional de Arbitraje Médico

viernes, 17 de noviembre de 2017

Derecho a la Protección de la Salud, de garantía de libertad otorgada a derecho humano reconocido


Existen diversos instrumentos internacionales en los que se reconoce a la salud como un derecho fundamental o humano. La Organización Mundial de la Salud, autoridad directiva y coordinadora en asuntos de sanidad internacional en el sistema de las Naciones Unidas, señala en uno de sus principios constitucionales adoptados en 1946, que la salud “es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”.  La Declaración Universal de los Derechos Humanos, adoptada y proclamada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948, establece en el artículo 25, numeral 1 que “Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios.
En México, hasta 1917, la protección a la salud se había entendido asociada con las prestaciones de seguridad social de la clase trabajadora, es decir, como un derecho únicamente para los trabajadores y su familia, y no para todos los mexicanos. La Constitución de 1917 desde su promulgación consagraba derechos sociales, sin embargo, fue hasta el 3 de febrero de 1983, después de 66 años, cuando al artículo 4° de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, se adicionó en el párrafo tercero el derecho a la protección de la salud, señalando que “Toda persona tiene derecho a la protección de la salud.


Considerando que el Estado no puede garantizar la salud resultó preciso y exacto que el derecho que se elevó a rango constitucional fuera la “protección de la salud” y no el “derecho a la salud” como lo señalan algunos de los instrumentos internacionales, de esta manera el Estado protege la posibilidad de acceder, en condiciones de igualdad, a los servicios de salud, siendo éstos los mecanismos a través de los cuales el Estado tutela el derecho a la protección de la salud.
El derecho a la protección de la salud es un derecho humano que la Constitución reconoce a todas las personas, y como servidores públicos tenemos la obligación de promoverlo, respetarlo, protegerlo y garantizarlo, de conformidad con los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad.


Puedes consultar este artículo la siguiente liga:

Si tienes interés o quieres hacer algún comentario respecto a esta publicación, te invitamos a ponerte en contacto en el siguiente correo electrónico:



Atentamente
Grupo técnico de análisis de información de la Comisión Nacional de Arbitraje Médico


jueves, 16 de noviembre de 2017

Modelo farmacoterapéutico


La farmacoterapia es aquella parte de la terapéutica en la que se busca curar las enfermedades mediante la acción de los medicamentos. En la actualidad el manejo de éste tipo de tratamientos farmacoterapéuticos es mucho más complejo, circunstancia que sin desearlo puede afectar al paciente. Existe la posibilidad de mejorar la calidad de la farmacoterapia que se está recibiendo al enfocar las situaciones de riesgo hacía por qué han sucedido y no por quién, es por ello que, en la Comisión Nacional de Arbitraje Médico (CONAMED) se creó un modelo con el que se analiza la farmacoterapia en los expedientes de queja médica, que permite la obtención de resultados para la generación de acciones de mejora en este campo.


Los pacientes que sufren errores de medicación, permanecen en el hospital un promedio de 8 a 12 días más que aquellos que no los presentan. Este tiempo adicional representa entre 16 y 24 mil dólares adicionales (208,530 - 312,795 pesos), según la Agency for Healthcare Research and Quality.

Posterior a la construcción de los formatos e instrumentos de trabajo se validó la confi­abilidad de éstos por juicio de expertos y una prueba piloto, ­finalmente se realizaron los procedimientos normalizados de operación (PNO) correspondientes para contar con un procedimiento documentado, claro y preciso que permitirá el buen uso, funcionamiento, credibilidad y reproducibilidad del modelo.

Los resultados que a continuación se presentan son parte de la prueba piloto:

Errores de medicación, prescripción médica. Atención ambulatoria

  • Se revisaron 11 expedientes con 422 prescripciones de pacientes a los que se les otorgó una atención ambulatoria. Se encontraron 816 EM, lo que corresponde en promedio a 74 errores por paciente, el más frecuente de los errores de medicación se presentó en pacientes que reciben atención ambulatoria, y fue la falta de indicación de la vía de administración, es decir, el médico no anotó este dato en la prescripción médica, limitándose a hacer la señalización de la forma farmacéutica.


Errores de medicación, prescripción médica. Atención hospitalaria

  • Se revisaron 5 expedientes con 302 prescripciones de pacientes que recibieron atención hospitalaria y se encontraron 602 errores en la etapa de prescripción, lo que corresponde en promedio a 120 errores por paciente. El error de medicación que se repitió con mayor frecuencia es la falta de indicación de la forma farmacéutica, cayendo en una prescripción incompleta, que puede llevar a otro error que alcance al paciente provocándole un daño, además de que se sigue incumpliendo la normatividad sobre la prescripción farmacológica señalada en la NOM-004-SSA3-2012.

Administración de medicamentos

  • La administración de medicamentos es un proceso del sistema de utilización de medicamentos que, antes de llevarse a cabo es importante revisar varios puntos, como nombre del paciente, nombre del medicamento, vía de administración, dosis y pauta posológica.

Finalmente, la evaluación por fases ha permitido el conocimiento de la proporción de errores médicos entre ellas y establecer medidas puntuales de mejora.

Puedes consultar este artículo la siguiente liga:


Si tienes interés o quieres hacer algún comentario respecto a esta publicación, te invitamos a ponerte en contacto en el siguiente correo electrónico:



Atentamente
Grupo técnico de análisis de información de la Comisión Nacional de Arbitraje Médico


miércoles, 15 de noviembre de 2017

Más allá del concepto calidad


La mayoría de los individuos hemos utilizado la palabra “calidad” para referir comportamientos, estados de las personas o características de servicios o productos. Cuando una persona acude a un servicio médico, sus expectativas y necesidades están centradas en recuperar su estado de salud, sin embargo, no aceptará groserías, maltratos, descuidos o incluso falla en la infraestructura durante su atención, máxime si su seguridad o derechos humanos fueron vulnerados.
 
El concepto calidad, indica la obligación (debes) de las organizaciones de conocer las necesidades y expectativas de las “partes interesadas con el ­fin de orientar los esfuerzos a su cumplimiento, así como de las obligaciones normativas y reglamentarias que impacten sus actividades”.
Advierte la decisión estratégica de la Alta Dirección de una organización para elevar la satisfacción de las partes interesadas mediante la eficacia, identificando, evaluando y tratando los riesgos organizacionales y generando un despliegue de su liderazgo, conformando equipos de trabajo, orientando las acciones a la obtención de resultados. Es importante manifestar que las herramientas que permiten implantar, medir, analizar y calibrar la calidad, pueden ser diversas y su aplicación dependerá del caso específico que se trate de medir o resolver.

La prestación de los servicios de salud o la generación de bienes, deben ser trazada, medible e identifi­car las competencias necesarias para la realización de los trabajos que afectan a los resultados de la calidad, y por lo tanto debe asegurar que el personal que lleva a cabo esos trabajos reúne dichas competencias. Es del conocimiento del gremio médico que para la realización de su actividad deben pertenecer a un colegio y de éste obtener una certi­ficación, modelo parecido a los pilotos aviadores y tal vez en un futuro a corto plazo, para más ramas del saber será necesaria dicha certi­ficación.

Para obtener calidad en los servicios de salud, no basta con conocer las técnicas, normas, guías, herramientas relacionadas con el concepto o sistema, se requiere de interpretar la norma, conocer el vocabulario, conocimiento, competencias, voluntad y experiencia en la implantación y mantenimiento de este tipo de sistemas.

Calidad entonces, no es solo un concepto o una palabra sin sentido o medida, ésta, involucra una compleja gama de cumplimientos en diferentes áreas de la organización que brinda servicios y que involucra un análisis y conocimiento de la organización así como de los factores externos que impactan en el desarrollo económico y social de las poblaciones y de ella misma.


Puedes consultar este artículo la siguiente liga:


Si tienes interés o quieres hacer algún comentario respecto a esta publicación, te invitamos a ponerte en contacto en el siguiente correo electrónico:



Atentamente
Grupo técnico de análisis de información de la Comisión Nacional de Arbitraje Médico


martes, 14 de noviembre de 2017

¿Qué son los derechos de las y los pacientes y como incorporarlos a la práctica médica? 


La palabra paciente es un término que proviene del latín “patiens” que significa “padeciente” en el sentido de sufrir, pero que también tiene la acepción de “el que tiene que soportar sin quejas”. De esta manera, el uso de la palabra “paciente” utilizado como sustantivo es una “persona que sufre” y utilizado como adjetivo significa “ser tolerante”. El concepto “paciente” ha empezado a caer en desuso en los últimos años debido a que conceptualmente, el término re­fleja una actitud pasiva del ciudadano ante los prestadores de los servicios de salud y lo sitúa como objeto receptor del derecho y no como sujeto que ejerce el derecho a su salud.

Actualmente, con el impulso de modelos de participación social en salud, el término “paciente” está siendo sustituido por el concepto de “usuario de los servicios de salud”, concepto que ha quedado claramente definido en la Ley General de Salud en su artículo 50.

¿Qué son los derechos de las y los “pacientes”?, un referente que estoy obligado a mencionar es el documento denominado “Carta de los Derechos Generales de las y los Pacientes” que la Secretaría de Salud publicó en el 2001.


Este documento, se elaboró en la forma de un decálogo que sintetiza lo que se consideraron los principales criterios de la atención médica segura de calidad, que deben cumplir los prestadores de los servicios de salud y a los que tienen derecho los usuarios de los servicios de salud.

Con respecto a la segunda pregunta ¿Cómo incorporar los derechos de las y los “pacientes” a la práctica médica?, es necesario efectuar las siguientes consideraciones:

En primer lugar, es necesario incrementar la inversión pública en salud. Actualmente México destina solo el 6.3% de su PIB en gasto en salud y ocupa el antepenúltimo lugar dentro de los 35 países que conforman la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

De acuerdo a estimaciones de la Comisión Nacional de Evaluación (CONEVAL), en el 2012, los mexicanos que carecían de acceso a los servicios de salud eran alrededor del 21.5%, lo que en números absolutos implica que alrededor de 25.3 millones de mexicanos no tendrían acceso a servicios de salud. Una estrategia indiscutible para incrementar la cobertura de servicios es la optimización de los recursos existentes a través de la unificación del sector salud.

La estrategia indispensable para garantizar el pleno ejercicio del derecho a la salud es la estrategia de la participación social en salud. Es necesario el empoderamiento y la amplia participación de la ciudadanía a través de las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) para expresar propuestas de mejoras en la atención médica y coadyuvar de esa manera a la construcción de un sistema nacional de salud unifi­cado, universal, con servicios de salud accesibles, integrales y equitativos.


Puedes consultar este artículo la siguiente liga:


Si tienes interés o quieres hacer algún comentario respecto a esta publicación, te invitamos a ponerte en contacto en el siguiente correo electrónico:



Atentamente
Grupo técnico de análisis de información de la Comisión Nacional de Arbitraje Médico




La CONAMED participó en el 7° aniversario de la Comisión de Derecho a la Salud del Colegio de Abogados y Abogadas de Costa Rica


Seminario Internacional “El conflicto derivado de la atención en salud: vías para su solución”
  

En San José, Costa Rica los días 8 y 9 de noviembre en el Auditorio Dr. Pablo Casafont Romero, del Colegio de Abogados y Abogadas, el Dr. Miguel Ángel Lezana Fernández, Director General de Difusión e Investigación de la CONAMED, impartió la conferencia inaugural “Prevención del conflicto de la atención sanitaria y vías alternas para su solución: la experiencia del modelo mexicano de arbitraje médico”  y participó también en la mesa redonda “El conflicto en salud: su prevención y abordaje por vías alternas a la judicial. Aportes desde el Derecho comparado”. 


Lo anterior se llevó acabo en el contexto de la conmemoración del 7° aniversario de la Comisión de Derecho a la Salud que organizó el Seminario Internacional “El conflicto derivado de la atención en salud: vías para su solución”, el cual tuvo como objetivo el analizar los conflictos que se derivan de la atención sanitaria, las oportunidades para su prevención y ante su advenimiento, el abordaje por vías alternas, distintas de la judicial en aras de desestimular fenómenos como el de la medicina defensiva y con el fin de propiciar sanas relaciones entre los usuarios y los profesionales e instituciones prestadoras de servicios de salud.

En la imagen superior se encuentra: José Carlos Vicente López, Director General de Salud Pública y Adicciones, Murcia, España; Ludwin Werner Ovalle, Ex ministro de Salud, Guatemala; Fernando Llorca Castro, Presidente Ejecutivo CCSS; Dr. Miguel Ángel Lezana Fernández, Director General de Difusión e Investigación de CONAMED; Froilán Alvarado Zelada, Presidente Junta Directiva, Colegio de Abogados y Abogadas de Costa Rica; Randall Madrigal Madrigal, Coordinador, Comisión de Derecho a la Salud del Colegio de Abogados y Abogadas de Costa Rica; Dra. Priscila Umaña Rojas, Asesora del Despacho de la Ministra de Salud de Costa Rica.

lunes, 13 de noviembre de 2017

Medición indirecta de la calidad de la atención a través del uso de rastreadores clínicos: el caso de la apendicitis con perforación en hospitales de la Secretaría de Salud


Mucho se ha hablado de la importancia de contar con indicadores que permitan monitorear la calidad de la atención en los servicios de salud. No obstante los esfuerzos realizados, particularmente a principios de la década de los dos mil en los que destaca la implementación de un sistema de indicadores de calidad propuestos en el contexto de la denominada Cruzada por la Calidad, su validez al paso del tiempo ha sido seriamente cuestionada debido a que las cifras reportadas parecen estar lejos de la realidad que pretenden describir.

El propósito de este documento es presentar el indicador sobre frecuencia de apendicitis en las que éstas evolucionaron hasta la perforación como alternativa para medir la calidad de la atención clínica de los hospitales de la Secretaría de Salud. Lo anterior, con el ­fin de discutir el tema de calidad de la atención en materia de oportunidad de la atención médica.

Se utilizó como fuente de información, las bases de datos de egresos hospitalarios de la Secretaría de Salud de 2015.

Para el cálculo del indicador de apéndice perforado en el numerador se incluyeron todos los casos con registro en la afección principal o secundaria de apendicitis aguda con peritonitis generalizada (CIE-10 K352) y apendicitis aguda con peritonitis localizada (CIE-10 K353) y, en el denominador se incluyó al total de apendicitis atendidas durante 2015, los códigos utilizados fueron CIE-10: K352, K353, K358, K36X y K37X.

La apendicitis se encuentra dentro de las 10 principales causas de hospitalización en la Secretaría de Salud, requiere de atención urgente y de tratamiento quirúrgico oportuno.


El Estado de México, Jalisco y Chiapas tienen valores bajos de apéndice perforado pero registran el mayor número de casos de apendicitis no especi­ficada, lo que podría indicar que están efectuando una codificación de­ficiente de sus afecciones.

Considerando la magnitud de este problema, mismo que muestra notables diferencias según tipo de hospital y entidad federativa de atención, parece obligado insistir en el establecimiento de medidas necesarias que garanticen una atención adecuada y oportuna que repercuta positivamente tanto en la salud de los pacientes afectados como en el ahorro de costos innecesarios ocasionados por estancias hospitalarias más amplias debido a la complicación del padecimiento.

Puedes consultar este artículo la siguiente liga:



Si tienes interés o quieres hacer algún comentario respecto a esta publicación, te invitamos a ponerte en contacto en el siguiente correo electrónico:



Atentamente
Grupo técnico de análisis de información de la Comisión Nacional de Arbitraje Médico


miércoles, 8 de noviembre de 2017

El uso racional de los antimicrobianos y la seguridad del paciente


Existe una creciente preocupación internacional por el incremento de la resistencia a los fármacos antimicrobianos que está poniendo en riesgo nuestra capacidad para combatir las enfermedades infecciosas comunes con el consecuente aumento de complicaciones y mortalidad.
De acuerdo a datos recientes de la Organización Mundial de la Salud la resistencia a los antimicrobianos se han expresado a través de efectos a nivel mundial.

Con relación a la tuberculosis, durante el 2014, en 105 países del orbe se ha detectado la existencia de casos con tuberculosis ultrarresistente. Con referencia al VIH, se ha detectado desde el 2010 un incremento de la resistencia del VIH a los tratamientos antirretrovirales. En lo que respecta a la gripe, se ha encontrado que prácticamente todos los virus asociados a gripe A son ya resistentes a los principales antivirales como la amantadina y la rimantadina.


La causa principal que ha condicionado la resistencia a los antimicrobianos ha sido en de­finitiva el mal uso y abuso de estos medicamentos. A pesar de la insistencia que desde hace varias décadas han venido haciendo las autoridades sanitarias y diversos organismos científi­cos, para que estos fármacos se utilicen de manera racional, la verdad es que hasta la fecha no se han establecido mecanismos efectivos de regulación que garanticen su uso racional.

Otra causa importante ha sido el uso de antibióticos en la agricultura, así como en los animales de consumo humano como los porcinos, bovinos y aves de corral, con el propósito de disminuir la carga antimicrobiana intestinal e incrementar consecuentemente su masa muscular. Otra causa es la falsificación de los antimicrobianos.

Aunque la situación no es sencilla, se ha llegado ya a algunos consensos internacionales y nacionales sobre las estrategias pertinentes para abatir la resistencia a los antimicrobianos. En primer lugar, existe consenso en la pertinencia de elaborar guías generales para el uso racional de los antimicrobianos, impulsar la investigación para el desarrollo de nuevos antibióticos que tengan mayor efi­cacia contra los microorganismos patógenos.

El incremento de la resistencia a los antimicrobianos es una amenaza a la salud pública mundial. La tarea para vencer esta resistencia es enorme y compleja y solo se podrá alcanzar en la medida en que exista coordinación internacional entre las instituciones sanitarias para aplicar los criterios generales para el uso racional de antimicrobianos.

Puedes consultar este artículo la siguiente liga:


Si tienes interés o quieres hacer algún comentario respecto a esta publicación, te invitamos a ponerte en contacto en el siguiente correo electrónico:



Atentamente
Grupo técnico de análisis de información de la Comisión Nacional de Arbitraje Médico


martes, 7 de noviembre de 2017

Benefi­cios de conocer tus derechos como usuario de servicios de atención médica


El recurrir a la prestación de un servicio de atención médica, señala que las cosas no marchan del todo bien, en un aspecto individual o relacionado con personas allegadas a nosotros, contemplando que de manera inevitable. No siempre el prestador del servicio tiene la responsabilidad total, no podemos actuar como portadores de derechos y buscar la exigibilidad de los mismos, todos los derechos se encaminan a un mismo fi­n con obligaciones que antes de exigir debemos conocer.


A continuación enlistaré el decálogo de los derechos de los pacientes, con una breve explicación que dé a conocer las ventajas que nos dará el saber que existen y sobre todo la importancia que tienen al momento de recibir algún servicio de salud:

Recibir atención médica adecuada:
Conocer este derecho, facilitará el voto de confianza que se le otorga al personal de salud a la hora de alguna intervención.

Recibir trato digno y respetuoso:
Este derecho debe de ser mutuo y para exigirlo debemos aplicarlo, las actuaciones irrespetuosas que recaen en un trato indigno al usuario no deben de justifi­carse con sobrecargas de trabajo o falta de personal desde el plano del prestador del servicio, ni con dolor o padecimientos por parte del usuario.

Recibir Información su­ficiente, clara, oportuna y veraz:
Es de suma importancia conocer de manera clara y sin dudas la información de las intervenciones que se realizarán.

Decidir libremente sobre su atención:
La responsabilidad de las intervenciones tendrá que ser de manera personal y sin ninguna imposición por parte de quien brinda el servicio.

Otorgar o no su consentimiento válidamente informado:
El documento a través del cual, se garantiza la manifestación de la actitud responsable y bioética del médico, donde se plasma el respeto a la autonomía de los usuarios.

Ser tratado con con­fidencialidad:
Datos personales que deberán de ser tratados de manera confi­dencial y protegidos de manera obligatoria por el personal de salud.

Contar con facilidades para obtener una segunda opinión:
Sí la información recibida de tu situación no es clara o convincente, ellos mismos podrán orientarte para que tengas la facilidad de escuchar otro criterio.

Recibir atención médica en caso de urgencia:
En un caso real de urgencia donde la vida se encuentra en riesgo tienes el derecho de ser atendido.

Contar con un expediente clínico:
El exigir que tengas un expediente clínico será de suma importancia, ya que en él, se concentrara toda la información relativa a la atención médica brindada.

Ser atendido cuando se inconforme con la atención médica recibida:
Siempre podrás hacer valer tu inconformidad sin importar si la atención brindada fue pública o privada, de igual forma podrás disponer de instituciones que velarán por tus derechos.

Para concluir el conocer te dará ventaja y bene­ficios propios, siempre habrá quien pueda ser garante de los mismos, la relación médico-paciente debe de ser reforzada, tenemos que con­fiar en quien se ha preparado para darnos este servicio.

Puedes consultar este artículo la siguiente liga:


Si tienes interés o quieres hacer algún comentario respecto a esta publicación, te invitamos a ponerte en contacto en el siguiente correo electrónico:




Atentamente
Grupo técnico de análisis de información de la Comisión Nacional de Arbitraje Médico

lunes, 6 de noviembre de 2017

Qué es y cuál es la importancia de la queja médica


La palabra queja signifi­ca un reclamo, lamento o llamado de atención ante lo que nos disgusta, o nos ha decepcionado, nos ha hecho daño, nos provoca malestar o simplemente es una situación que consideramos ha violentado nuestros derechos. Una queja médica puede defi­nirse como una petición a través de la cual una persona física por su propio interés o en la defensa del derecho de un tercero, solicita la intervención de la una institución como la CONAMED en razón de impugnar la negativa de servicios médicos o la irregularidad en su prestación.


¿Porque son importantes las quejas médicas?

Porque el conocimiento y registro de ellas es relevante, en tanto que está ligada a los procesos de calidad de la atención, la queja médica puede y debe ser un indicador de calidad de los servicios de salud, el conocimiento de las quejas médicas e inconformidades contribuye a fomentar la cultura organizacional a partir del error. El contar con información sobre la queja médica permite conocer la frecuencia y los niveles de inconformidad de la población afectada.

La información que se genera de su ocurrencia se defi­nen (o detectan) las fallas del sistema de salud y se determinan las acciones de mejora más apropiadas para su solución. Porque a partir de su reporte pueden implementarse estrategias orientadas a la prevención de controversias médico-paciente. El concepto de queja médica está íntimamente relacionado con otros conceptos tales como la calidad de la atención, el error médico y la seguridad del paciente, por mencionar solo los más relevantes.

La implementación de sistemas de información sobre el registro de la queja médica permitiría entre otras cosas el cuantifi­car las consecuencias originadas por los errores médicos a la población usuaria. Y el contar con un sistema de información sobre la queja médica ampliaría considerablemente el espectro de las estadísticas en salud imprimiéndoles un gran impulso hacia nuevas categorías de análisis.

Puedes consultar este artículo la siguiente liga:


Si tienes interés o quieres hacer algún comentario respecto a esta publicación, te invitamos a ponerte en contacto en el siguiente correo electrónico:




Atentamente
Grupo técnico de análisis de información de la Comisión Nacional de Arbitraje Médico