Buscar en Conamed Contigo

You can translate Conamed Contigo by clicking HERE

miércoles, 18 de abril de 2018



Para nuestro Centro Colaborador es muy importante promover la refl­exión continua en torno a la calidad de la atención y la seguridad del paciente en los servicios de salud. Por ello, en este número abordaremos la resistencia bacteriana a los antimicrobianos que se han convertido en un problema de salud pública de alcance global. En efecto, a 86 años del descubrimiento de la penicilina estamos enfrentando bacterias multirresistentes e incluso panrresistentes lo que di‑culta el tratamiento de los pacientes, incrementa los costos de la atención de la salud y eleva la mortalidad provocada por este tipo de infecciones. Se comentarán algunos de los factores que contribuyen a la aparición de estas bacterias, entre los que se encuentran el acceso a los medicamentos o a la baja calidad de éstos, la mala prescripción de los mismos por parte del personal médico, además del uso de antimicrobianos en dosis no óptimas en la ganadería y la avicultura, agregándole como ingrediente fundamental las de‑ciencias en la prevención y control de infecciones, así como la debilidad de los sistemas de vigilancia que contribuyen a la diseminación de estos microrganismos. Ante esto se menciona que de acuerdo con un estudio nacional representativo de prevalencia puntual, menos de 13% de los hospitales mexicanos estudiados contaban con una política escrita de desescalamiento de antibióticos en 2011, concluyéndose que tampoco existe en México una política nacional de uso apropiado de antibióticos, por lo que el tema es sin duda por demás pertinente, tal y como lo veremos en el primer artículo del boletín.


Por otra parte, resulta necesario revisar un padecimiento considerado como de los primeros en lo que a causas de muerte y atención hospitalaria en México corresponde, el infarto agudo al miocardio (IAM), padecimiento con el que se pretende que a través de una evaluación, podamos tener un acercamiento a la medición de la calidad de la atención que explique la heterogeneidad de los niveles de mortalidad entre las entidades federativas. En este sentido, está documentado que la sobrevivencia para esta afección varía fuertemente dependiendo de la calidad de la atención recibida.2 Contar con un mejor acceso a cuidados intensivos de alta calidad, incluyendo transporte oportuno del paciente, intervenciones médicas efectivas e instalaciones y cuidados de salud especializados, explican en gran medida los diferenciales existentes.

Complementando los dos temas previos, se da continuidad al seguimiento al tema de la percepción de seguridad del paciente que tienen los médicos residentes, tocando el turno a los adscritos al servicio de urgencias. El conocimiento que se obtiene de este análisis propicia la búsqueda de estrategias que permitan prevenir la ocurrencia de eventos adversos en los pacientes, lo que con frecuencia ocurre debido a las largas jornadas que cubren los residentes, la falta de dotación suficiente de personal, así como problemas internos de coordinación en los cambios de turnos, por mencionar algunos aspectos.
Finalmente, otro de los temas abordados es el de las cirugías innecesarias (principalmente cesáreas), que conforme a lo reportado en las Encuestas Nacionales de Salud 2000, 2006 y 2012, se han incrementado en 50.3%, al pasar de 30.0 a 45.1%.

Puedes consultar este artículo la siguiente liga:


Si tienes interés o quieres hacer algún comentario respecto a esta publicación, te invitamos a ponerte en contacto en el siguiente correo electrónico:


Atentamente
Grupo técnico de análisis de información de la Comisión Nacional de Arbitraje Médico

lunes, 16 de abril de 2018

Derecho a la salud 1

CONDUCE: 
  • Dra. Carina Gómez Fröde
INVITADOS: 
  • Dra. Martha Hijar Medina - Investigadora del Instituto Nacional de Salud Pública
  • Dra. Eréndira Salgado Ledesma - Coordinadora General Académica, Facultad de Derecho, Universidad Anáhuac
  • Dra. Zoraida García Castillo - Coordinadora de la Licenciatura en Ciencia Forense, Facultad de Medicina, UNAM



El error de diagnóstico concebido como incidente adverso ¿Cómo favorecer el diagnóstico?


Los errores vinculados a la atención médica representan en la actualidad un serio problema de salud pública y son vistos como una amenaza latente que puede vulnerar la seguridad del paciente. Sin embargo es necesario precisar que todos los pacientes son potencialmente vulnerables por la naturaleza misma de la atención médica, como consecuencia, los errores tienen un precio muy alto, desde el punto de vista humano, económico y social. Es necesario mencionar que el error de diagnóstico no siempre se debe a un error humano; a menudo, ocurre debido a errores en el sistema de atención médica.

En un estudio basado en la realización de encuestas (N= 2201) se identi­ficó que 55% de los encuestados menciona un error de diagnóstico como su principal preocupación al acudir con el médico. Una de las principales limitantes para concluir en un diagnóstico asertivo, son las comorbilidades inherentes al paciente, las cuales pudieran “enmascarar” la enfermedad principal y por consecuencia demeritar el diagnóstico.

En la CONAMED, con base en la estadística institucional, se ha identi­ficado que en el periodo 2002-2016 se presentaron 24,809 quejas, por 42,360 motivos desagregados, entre ellos, el diagnóstico con 9,019 motivos de queja. En la grá­fica 2, se presentan por porcentaje los principales submotivos de queja relacionados con el diagnóstico en donde el diagnóstico erróneo es el principal de esta categoría, considerando las cifras antes presentadas por algunos referentes internacionales, es uno de los problemas que debemos sin duda, disminuir en cantidad de ocurrencia.


Ante estas cifras, podemos a­rmar que resulta necesario adoptar medidas que favorezcan y apoyen a los profesionales de la salud al momento de realizar un diagnóstico. Leape, Berwick y Bates estimaron que 80 mil muertes por año podrían ser causadas por un error de diagnóstico, incluidos errores ambulatorios. Tanto los estudios de revisión de casos como los estudios de afi­rmaciones cerrados encuentran que los errores de diagnóstico tienen más probabilidades de causar daño que otros problemas de seguridad del paciente.

A manera de conclusión no podemos dejar de lado la necesidad de poner en la mira el diagnóstico y el error de diagnóstico, ya que en la actualidad en nuestro país, no son un objetivo del Sistema de Salud, siendo este documento uno de los esfuerzos enfocados a manifestar la urgente necesidad de investigar, pero sobre todo de actuar en la mejora del proceso de diagnóstico, inicialmente para conocer la epidemiología de los errores de diagnóstico, las causas del error de diagnóstico y las estrategias de prevención de errores, para que los establecimientos de atención medica adopten políticas y prácticas que promuevan una cultura no punitiva que valora la discusión abierta y la retroalimentación.

Puedes consultar este artículo la siguiente liga:


Si tienes interés o quieres hacer algún comentario respecto a esta publicación, te invitamos a ponerte en contacto en el siguiente correo electrónico:


Atentamente
Grupo técnico de análisis de información de la Comisión Nacional de Arbitraje Médico


viernes, 13 de abril de 2018



El cine relacionado con el ejercicio de la medicina y el derecho fundamental a la protección de la salud


De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, para que se pueda lograr al grado máximo el derecho a la salud se deben conjuntar una serie de criterios sociales que propicien el bienestar de todas las personas. El goce del derecho a la salud está estrechamente relacionado con el de otros derechos humanos. Es decir, la salud no es sólo la ausencia de la enfermedad, sino un estado completo de bienestar físico y mental.

En las últimas décadas hemos presenciado los grandes avances de la medicina contemporánea, los cuales de acuerdo a Ruy Pérez Tamayo han creado serios problemas de ética médica, que deben agregarse a los que existen desde los tiempos de Hipócrates. Si bien, por un lado la televisión y el cine pueden tergiversar la realidad en torno a los servicios de salud, así como también proporcionar información médica inexacta, exagerando posibles peligros en los avances científi­cos (o hasta incluso inventando, muy a la moda con el concepto de “posverdad”, incluido recientemente en el Diccionario de Oxford); lo cierto es que el arte cinematográ­fico constituye un instrumento muy valioso para la educación de la salud.


El cine puede introducirse en la enseñanza de la salud bajo dos modalidades: como apoyo para estudiar una temática jurídica especí­fica, como por ejemplo (las enfermedades en el cine); o bien, como una asignatura o curso especí­fico “El cine y el derecho a la protección de la salud”. Son numerosas las películas que ofrecen la oportunidad al profesor para llevar a cabo un estudio donde la salud es analizada en el contexto social, o bien, donde los diversos problemas pueden ser estudiados conjuntamente. A través de la aplicación del cine a la enseñanza de temas de salud, el alumno podrá acercarse a la cuestión médica en forma más realista, más interesante y más amable. El cine también puede servir para plantear hipótesis, reales o ficticias, sobre asuntos cotidianos o lejanos y desconocidos.

En esta ocasión, continuando con la tradición, la CONAMED se ha dado a la tarea de preparar el libro “El cine relacionado con el ejercicio de la medicina y el derecho fundamental a la protección de la salud”, conformado por reseñas y comentarios a 19 cintas cinematográficas, escrito por médicos y abogados, servidores públicos, quienes trabajamos orgullosamente para dicha institución. Cabe recordar que la CONAMED es una institución que se dedica desde hace más de veinte años, a resolver las controversias que se presentan entre los médicos y los pacientes. En ese sentido, entre los temas que serán abordados en los números subsecuentes se encontrarán los principios éticos de la práctica médica.

Puedes consultar este artículo la siguiente liga:


Si tienes interés o quieres hacer algún comentario respecto a esta publicación, te invitamos a ponerte en contacto en el siguiente correo electrónico:


Atentamente
Grupo técnico de análisis de información de la Comisión Nacional de Arbitraje Médico

viernes, 6 de abril de 2018



La calidad en los servicios de salud debe ser vista como una característica constante e inherente a todos los procesos en las instituciones de salud. Uno de los procesos de gestión de calidad en el que se considera como una de las condicionantes para mantener el estándar de calidad al Implementar procesos de mejora cuando las instancias de arbitraje médico, estatales, o federales, dictaminen quejas “con evidencia de mala práctica y/o con responsabilidad institucional”, es el proceso de Certificación en manos del Consejo de Salubridad General, entendido como un procedimiento de gran impacto, enfocado inicialmente para conocer el estado que guardan los establecimientos de atención médica con respecto a la calidad de la atención y a la seguridad que ofrecen a los pacientes.

En este número revisaremos algunos conceptos relativos a dicho proceso de Certificación con la finalidad de ofrecer una guía general de aquellos temas que son objeto de evaluación por parte de los auditores del Consejo de Salubridad General (CSG) conforme a los Estándares de Certificación 215 del Sistema Nacional de Certificación de Establecimientos de Atención Médica.


Como una manifestación de inconformidad de la calidad de la atención, es necesario revisar qué es y cuál es la importancia de la queja médica considerándola un insumo para llevar a cabo la implementación de modelos de gestión de calidad que considera la experiencia del usuario, además de atender el artículo 54 de la Ley General de Salud, para establecer mecanismos de realimentación al sistema, describiendo su experiencia mediante una queja, reclamación, sugerencia o solicitud de gestión respecto de la prestación de servicios que mediante una queja, reclamación, sugerencia o solicitud de gestión respecto de la prestación de servicios que le fueron otorgados a fin de favorecer la relación entre los pacientes y los profesionales de la salud.

Por otro lado y vinculado al tema sobre la seguridad del paciente, se ha incluido adicionalmente un ejercicio de investigación en el que se han tomado como fuente de información los expedientes de laudos concluidos relacionados con el servicio de traumatología y ortopedia.

Esperamos que los temas que se incluyen en este número propicien la reflexión y permitan considerar en la toma de decisiones una visión compartida con el sentir de los usuarios de los servicios.

Puedes consultar este artículo la siguiente liga:


Si tienes interés o quieres hacer algún comentario respecto a esta publicación, te invitamos a ponerte en contacto en el siguiente correo electrónico:


Atentamente
Grupo técnico de análisis de información de la Comisión Nacional de Arbitraje Médico


miércoles, 4 de abril de 2018

Es indudable que toda institución de salud tiene el compromiso de promover la seguridad del paciente como uno de sus principios básicos. No obstante y a pesar de las mejores intenciones respecto a la implementación de procesos de calidad y gestión de riesgos es una realidad cotidiana la ocurrencia de eventos adversos que afectan a los usuarios de los servicios de salud. El conocimiento de dichos eventos se constituye en uno de los mayores retos de las instituciones de salud tanto en nuestro país como en la mayoría de los países en vías de desarrollo, siendo lamentablemente una gran limitante para lograr tal conocimiento la ausencia o muy escasa disponibilidad de fuentes de información adecuadas y confi­ables para el registro de incidentes y eventos adversos.

Si bien el informe del Institute of Medicine (IOM) de los Estados Unidos de América estableció que los sistemas de noti­ficación constituyen una estrategia acertada para aprender de los errores y evitar que se presenten nuevamente, al ser dichos sistemas de carácter voluntario su cobertura generalmente es parcial y con frecuencia nunca llegar a implementarse en forma realmente rutinaria. Surge pues la necesidad de contar con otras fuentes alternativas como las encuestas de percepción, los registros administrativos, el uso de los expedientes clínico y otras fuentes indirectas adicionales como las autopsias verbales, ciertas bases de datos y diversas posibilidades más. En este número se describen los alcances, fortalezas y debilidades de algunas de las fuentes potenciales para el estudio de los eventos adversos en salud.


Asimismo revisaremos en este número las cifras de hospitalizaciones innecesarias en el caso de la diabetes mellitus, estimación que parte de las llamadas condiciones sensibles a la atención ambulatoria, y que representa un indicador importante frente a la contención de los costos de la hospitalización. Además hemos incorporado un tema que refleja parte del trabajo efectuado en relación con el desarrollo conceptual de la Clasifi­cación Internacional de Seguridad del Paciente y la taxonomía vinculada, partiendo de la revisión de las hojas de enfermería contenidas en los expedientes de laudos concluidos.

Con la ­finalidad de crear alianzas con los pacientes y los usuarios, se abordan dos tema relacionados con las actividades que se deben desarrollar de manera organizada ante la presencia de incidentes adversos vinculados a la atención médica, cómo actuar con el paciente, cómo hacerle corresponsable de su cuidado, incluyendo a los familiares o cuidadores a través de la revisión de una guía práctica. Finalmente, de manera complementaria, se ha incluido un tema de interés general como lo es el suicidio asistido y la eutanasia.

Puedes consultar este artículo la siguiente liga:


Si tienes interés o quieres hacer algún comentario respecto a esta publicación, te invitamos a ponerte en contacto en el siguiente correo electrónico:


Atentamente
Grupo técnico de análisis de información de la Comisión Nacional de Arbitraje Médico

lunes, 2 de abril de 2018



Uno de los incidentes adversos vinculados a la atención médica que se presentan en los establecimientos de atención médica de nuestro país, está relacionado con la cadena transfusional, afectada en todos los procedimientos, desde la selección del donador hasta la transfusión al receptor, incidentes que en algunos casos pueden derivan en la muerte y que desafortunadamente, se siguen presentando. Es necesario continuar hacia adelante con paso fi­rme hacia un sistema de manejo de sangre robusto y unifi­cado, que optimice los costos y favorezca la seguridad transfusional a través de la hemovigilancia hospitalaria.

Si bien el desarrollo de actividades en la medicina transfusional presentan un gran riesgo, hoy en día la sangre que se transfunde en los países desarrollados es más segura que la que se transfunde en los países en vías de desarrollo como México.


La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda establecer una entidad que coordine un programa nacional de sangre con objeto de asegurar el aprovisionamiento adecuado y oportuno de productos sanguíneos, haciendo énfasis en la necesidad de contar con un programa e­ficaz de aseguramiento de la calidad.

En este sentido, el Centro Nacional de la Transfusión Sanguínea (CNTS) inició sus actividades el 24 de noviembre de 1982 como organismo desconcentrado de la Secretaría de Salud, con la ­finalidad de favorecer la seguridad y acceso a la sangre y sus componentes, se le asignaron las funciones de:

  • Formular y evaluar las políticas y estrategias nacionales en medicina transfusional.
  • Elaborar y expedir normas ofi­ciales mexicanas para la organización y funcionamiento de los servicios transfusionales, así como coadyuvar con la vigilancia de su cumplimiento en coordinación con las unidades administrativas competentes.
  • Promover y supervisar las campañas de captación voluntaria de sangre del Sistema Nacional de Salud, así como establecer y aplicar procedimientos para facilitar, en todo el territorio nacional, la obtención de sangre, componentes sanguíneos y de células progenitoras hematopoyéticas con ­fines terapéuticos.
  • Fungir como apoyo técnico normativo y brindar asesoría en la organización, desarrollo y desempeño de la Red Nacional de los Centros Estatales de la Transfusión Sanguínea.
  • Establecer un registro para el censo de servicios de medicina transfusional, en coordinación con las unidades administrativas competentes.


Las transfusiones de sangre salvan vidas y mejoran la salud, pero millones de pacientes no tienen acceso a sangre segura cuando la necesitan, por lo que su disponibilidad es un asunto importante de salud pública y ésta Comisión ha atendido algunos casos en los que un problema con el uso de sangre o hemoderivados ha sido motivo de queja. En este número, revisaremos entre otros temas, la importancia de la transfusión sanguínea segura, así como algunas cifras de la mortalidad en población usuaria demandante atendida en el proceso de arbitraje médico por la CONAMED.

Puedes consultar este artículo la siguiente liga:


Si tienes interés o quieres hacer algún comentario respecto a esta publicación, te invitamos a ponerte en contacto en el siguiente correo electrónico:


Atentamente
Grupo técnico de análisis de información de la Comisión Nacional de Arbitraje Médico




miércoles, 28 de marzo de 2018



La seguridad del paciente se ha convertido en una necesidad para todas las organizaciones de salud, siendo en la última década en un tema prioritario de trabajo. En el ámbito internacional, la gestión de riesgos y seguridad del paciente se orienta a la detección de errores, su registro, el análisis de la información recogida y la conversión de esta información en conocimiento útil para lograr la mejora continua de los servicios.


En este sentido y de manera paralela, los sistemas de información en materia de calidad y seguridad representan no solo una necesidad altamente sentida sino una exigencia para la implantación de procesos de control y seguimiento, por lo que con el paso del tiempo su disponibilidad deberá mejorarse, actualizarse e insertarse idealmente en el contexto formal del sistema nacional estadístico del sector salud para poder obtener mayores datos y prevenir posibles daños durante la atención al paciente. Por esa razón incluimos una breve refl­exión de carácter propositivo sobre dicho tema.

Como muestra de la utilización de esta nueva información a la que se aspira, se ha incluido adicionalmente un ejercicio de investigación en el que se ha tomado como fuente de datos los expedientes de quejas concluidas mediante la emisión de laudos por parte de la CONAMED en los que se han identificado los incidentes adversos a la salud en los que se ha visto involucrado el servicio de gineco obstetricia de las instituciones del sector. Asimismo, a partir de las bases de datos de egresos hospitalarios se presenta un ejercicio de cálculo sobre rastreadores clínicos como indicadores indirectos de la calidad de la atención, también en el área de la obstetricia. En forma complementaria, a partir de la documentación clínica de una unidad hospitalaria de tercer nivel se realiza un estudio sobre úlceras por presión de pacientes en estado no crítico, cuyos resultados constituyen una aportación de gran relevancia.

Por otra parte, la tendencia en el mundo se dirige hacia la resistencia antimicrobiana, por lo que resulta necesario utilizar de manera prudente los antibióticos. En la actualidad existen países en los que se tiene acceso a éstos sin receta médica, utilizándose incluso de manera desmedida en la ganadería, lo que conlleva a una mayor resistencia. En esta publicación revisaremos algunas recomendaciones dirigidas tanto al personal de salud como a los pacientes, con la finalidad de coadyuvar en esta problemática internacional.

Esperamos que los temas que se incluyen en este número propicien la re­flexión y permitan considerar en la toma de decisiones una visión compartida con el sentir de los usuarios de los servicios.

Puedes consultar este artículo la siguiente liga:


Si tienes interés o quieres hacer algún comentario respecto a esta publicación, te invitamos a ponerte en contacto en el siguiente correo electrónico:


Atentamente
Grupo técnico de análisis de información de la Comisión Nacional de Arbitraje Médico

lunes, 26 de marzo de 2018


La queja médica relativa a los servicios de ginecología y obstetricia en México, 2001-2015

 

Uno de los cambios de paradigma más signi­ficativos en los últimos años con relación al tema de mujer y salud lo constituye la consideración del análisis de la morbimortalidad femenina, particularmente la materna, bajo el enfoque de los derechos humanos.

El contenido del presente artículo se refi­ere a una investigación documental, de tipo transversal descriptivo, está basada en la información disponible generada a partir de bases de datos en Excel obtenidos del llamado Sistema Automatizado de Quejas Médicas (SAQMED), que constituye el sistema administrativo de registro de quejas que procura a la CONAMED.

Considerando la desagregación de estas cifras según la especialidad directamente involucrada en las quejas, el comportamiento de los casos de ginecología así como los de obstetricia siguen tendencias muy distintas: mientras los primeros van hacia la baja, los de obstetricia muestran un continuo ascenso, tal como se observa en la grá­fica 1.

Consecuencias y gravedad del daño. La descripción de éste apartado, cuyo propósito es conocer la gravedad del daño sufrido lleva implícito serias di­ficultades, las primeras de tipo conceptual ya que si bien partimos del concepto de daño, defi­nido como “la consecuencia física para el paciente que, cuando existe, puede ser con discapacidad temporal, con discapacidad permanente o muerte”, este no necesariamente se expresa de manera precisa durante la fase de requisado del protocolo de la queja, donde con frecuencia se confunde el término daño con el de motivo de la queja.

Uno de los campos pendientes de estudio es la profundización y el conocimiento de lo que hay detrás de los motivos enunciados como origen del levantamiento de la queja, Lo anterior implica que habrá que estudiar con mayor detalle en qué medida éstos problemas obedecen a carencia de supervisión de procesos, a escaso apego a manuales de procedimiento y guías clínicas, falta de material e infraestructura e insuficiencia de personal o a exceso de cansancio del mismo.

El contar con datos confiables sobre el número y las características de la queja médica contribuirían también al fortalecimiento de las estadísticas en salud, imprimiendo gran impulso hacia nuevas categorías de análisis.

Puedes consultar este artículo la siguiente liga:


Si tienes interés o quieres hacer algún comentario respecto a esta publicación, te invitamos a ponerte en contacto en el siguiente correo electrónico:


Atentamente
Grupo técnico de análisis de información de la Comisión Nacional de Arbitraje Médico


jueves, 22 de marzo de 2018


Capacitación

Dentro de las actividades prioritarias del Centro Colaborador y atendiendo las actividades asignadas por la OMS/OPS, durante el mes de marzo de 2018, personal del Centro Colaborador participó en el curso "Aplicación de Metas Internacionales de Seguridad del Paciente" con sede en el Auditorio " Aquilino Villanueva" del Hospital General de México" dirigido a los profesionales de la salud del área de enfermería. En dicho evento se expuso por parte del Centro, la necesidad de generar investigación en numerosos problemas relacionados con la seguridad del paciente para conocer las necesidades y determinar las áreas prioritarias de intervención. Los temas que se abordaron estuvieron centrados en competencias, formación y conocimientos prácticos, infecciones relacionadas con la atención de la salud, alcance y características de la atención insegura, comunicación y coordinación en el equipo de salud, cultura de la seguridad del paciente, entre otros, con una asistencia de 92 profesionales.



Si usted tiene interés o quiere hacer algún comentario respecto a esta publicación, lo invitamos a ponerse en contacto con nosotros en el siguiente correo electrónico:

centrocolaborador@conamed.gob.mx

Atentamente
Grupo técnico de análisis de información de la Comisión Nacional de Arbitraje Médico
.